Cajas de madera pintadas en varios colores y acabados originales.

Las cajas de madera pintadas a mano se han hecho populares desde que aumentó la tendencia del estilo vintage. Los diseños de cajas de madera pintadas con acrílico, son comercializadas en tiendas de decoración y en tiendas de manualidades para decorar en casa y negocios com comercios.

Cajas de madera vintage pintadas de color blanco para decorar

Las cajas de madera de base blanca son ideales para las técnicas de decoupage, pues esta base hará que resalte la servilleta, la foto o el papel decorativo que se adhiera a ella con la ayuda de pegamento o cola vinílica.

La base blanca también es ideal para la pátina con craquelado. Esta técnica se basa en la aplicación de dos tipos de barniz que se adquieren a manera de  kit en las tiendas de manualidades.

Una vez que se ha aplicado la técnica de decoupage, puede pasarse sobre ella el barniz número uno del kit de craquelado. Estando casi seco, pero aun pegajoso se aplica el barniz número dos.

Par finalizar la técnica se pasa una capa de betún de Judea con la ayuda de un trapo. Estas cajas de madera pintadas en color blanco generan un efecto de quebrado envejecido que hará que la caja luzca hermosa y además quede protegida de líquidos y calor al mas puro estilo vintage envejecido, dejándose ver el veteado de la propia madera natural.

Por ello esta técnica es útil para cajas de vino de madera pintadas en blanco y también para navidad,  luciéndolas en la mesa durante la cena de las noches familiares.

Cajas de madera pintadas de negro

Las cajas de madera de base negra, gustan en especial a los jóvenes. Esta técnica permite decoraciones algo góticas que son populares en los adolescentes.

Al dar la base negra se podrá transferir un boceto de diseño gótico o incluso colorido, como corazones púrpura que quedan geniales. El papel de contacto de colores  y algunas chispas de acrílico fluorescente, también lucen geniales sobre base negra con luz tenue.

Cajas de madera pintadas de colorines

Variar el color en cada lateral de la caja es una forma sencilla de decorarla. Estas coloridas cajas decoran de manera sencilla el cuarto de los niños, los escritorios de la oficina y hasta la cocina.

Una caja navideña puede pintarse en colores verde y rojo alternados los laterales. Una caja para la oficina puede combinar el negro y el gris, mientras una caja para el cuarto del niño puede combinar dos tonos turquesa y cada lateral de la caja pintado en tonos lila y rosa decorará el cuarto de la niña.

Para souvenir, guardar juguetes, bolsas de té, como joyeros, las cajas de madera pintadas de colores son tan útiles para decorar como para organizar. Colocarlas en la pared es una tendencia actual en decoración de interiores, no solo de hogares sino además de establecimientos comerciales.

Cada técnica es divertida y sencilla de elaborar, con ellas se crean práctica cajas de madera, una tendencia que ha prevalecido por décadas como una opción decorativa y funcional en modernos hogares y oficinas, asi como en alegres festejos.

Cajas de madera decoradas a rayas

Esta técnica requiere el uso indispensable de la cinta de enmascarar. Parte de escoger una base que contraste o sea a tono diferente al color en que se pintaran las rayas.

Luego se procede a colocar líneas verticales u horizontales de cinta de enmascarar. Dejando tanto espacio entre ellas, como se desee. El grosor dará como resultado una raya o una franja.

Con el rodillo humedecido de la pintura acrílica se pasara por sobre la caja. Al secar se retirará la cinta y se notaran las franjas o rayas de la caja, en tonos diversos.

Cajas de madera pintadas paso a paso.

  1. Para comenzar se debe eliminar las imperfecciones de la caja, lijando cada lateral y arista de ella.
  2. En caso de poros en la madera, puede aplicarse tres capas de gesso, dejando secar entre capa y capa y volviendo a lijar. El gesso es una mezcla de color blanco compuesta por tiza, pintura blanca y yeso, con él se pueden corregir imperfecciones y dar una base blanca a la madera.

Ahora la base de la caja está lista para en ella aplicar variedad de colores acrílicos de acuerdo al gusto y la ocasión:

Imprimir el boceto de mándala y transferirlo a la caja, permitirá mantener la simetría característica. Esta técnica es sencilla pero requiere de mucha paciencia y dedicación.

Con la punta de un clavo, de agujas de crochet, la parte de atrás del pincel o incluso lápices se rellenara de puntos de colores la imagen que se escoja. Estas imágenes se verán en relieve dado que los puntos de la pintura acrílica secaran a forma de media bomba.

  • Cajas de madera pintadas con esponja: Las patinas de esponja y stencil son tan populares como sencillas. Con ellas se logran creaciones originales, hermosas y económicas.

Las esponjas son comercializadas en tiendas de manualidades o pueden utilizarse las comunes esponjas de cocina. Para usarlas, se aplica una pequeña cantidad sobre una bandeja de telgopor y con la  punta de la esponja se dan toques sobre la pintura para apenas humedecerla de color.

Con la esponja se va pincelando de arriba hacia abajo en un mismo sentido y de a poco sobre la caja de madera. Una vez seca puede sobreponerse un stencil o una plantilla de acetato. Esta se puede fijarse con cinta adhesiva o de enmascarar.

Con una pequeña cantidad de gesso acrílico y la espátula se podrá peinar el stencil. Una vez seca la masa acrílica se retirara el stencil quedando una figura tridimensional.

Esta figura resaltara al motear con la esponja en un color acrílico que contraste con la base. Para proteger el diseño se podrá pasar un barniz acrílico.